05/04/2019 | Paleontología
Investigadores del CONICET describen nuevo dinosaurio en Neuquén
foto carcasa-Mahuida-reducido-web

El 20 de junio de 2016, un equipo de paleontólogos liderado por el Museo Argentino Urquiza de Rincón de los Sauces, Neuquén, realizó una salida de campo con el objetivo de relevar una nueva zona dentro del área conocida como Cerro Overo, ubicada a unos 50 km al sur de dicha localidad. Aquel Día de la Bandera Nacional, se inició algo complicado debido a una intensa neblina que cubría todo el campo, y no dejaba ver más allá de algunos metros. El equipo debió esperar entonces a que se disipe para poder salir a recorrer la zona. Esa jornada, que había comenzado de manera particular, daría lugar a un gran hallazgo. Luego de horas de recorrida por un sector que no se había recorrido antes, en niveles correspondientes a la Formación Bajo de la Carpa (Cretácico Superior, Grupo Neuquén), uno de los técnicos, Salvador Palomo, divisó al pie de un pequeña loma unos fragmentos fósiles sueltos. Estos fragmentos, que pudieron ser pegados en el campo, formaron una vértebra bastante completa, de unos pocos centímetros de longitud, cuya morfología llamó inmediatamente la atención del equipo. Fue identificada una vértebra cervical de un dinosaurio ornitópodo, un grupo de dinosaurios herbívoros de andar principalmente bípedo. Este hallazgo dio paso a una excavación mayor que permitió descubrir numerosas piezas en muy buen estado de preservación, a partir de las cuales se pudo reconstruir el ejemplar.

El nuevo dinosaurio ornitópodo era una especie de mediano tamaño, de apariencia general estilizada, características que los investigadores utilizaron al darle un nombre: Mahuidacursor lipanglef. El nombre genérico proviene de mahuida, palabra mapuche que significa “montaña” en referencia a los cerros de origen volcánico de la zona del hallazgo, y cursor, del latin,corredor”. El nombre de la especie proviene de dos palabras de origen mapuche, lipam, que significa “brazo o miembro anterior” y glef, “ligero”. Mahuidacursor representa el primer registro significativo para el norte de la Cuenca Neuquina, y el primero para la Formación Bajo de la Carpa, de un grupo de dinosaurios ornitópodos relacionados, de los que ya se tenía conocimiento en regiones cercanas.

El equipo de trabajo que realizó el estudio científico de este ejemplar estuvo a cargo de la Dra. Penélope Cruzado-Caballero (Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología, UNRN-CONICET, Gral. Roca, Río Negro) y el Dr. José Gasca (Museo Provincial de Ciencias Naturales “Prof. Dr. Juan Olsacher”, Zapala, Neuquén), ambos especialistas en dinosaurios ornitópodos, el Mg. Leonardo Filippi (Museo Municipal “Argentino Urquiza”, Rincón de los Sauces, Neuquén), el Dr. Ignacio Cerda (Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología, UNRN-CONICET, Gral. Roca, Río Negro) y el Geol. Alberto Garrido (Museo Provincial de Ciencias Naturales “Prof. Dr. Juan Olsacher”, Zapala, Neuquén).

Imágenes
cerrar